Rincón de Sevilla


SEVILLA

Noticias, Curiosidades, Anécdotas, Leyendas...


Las hijas del Cid


Con razón Juan Ramón Jiménez quería proclamar a Sevilla como Capital Universal de la Poesía.

Sevilla es ciudad creadora de mitos y leyendas.

Pocas ciudades tienen un cuerpo legendario como Sevilla. Leyendas de hechos y leyendas de personajes.

La historia de Sevilla está llena de personajes de leyenda.

Sevilla misma a lo mejor no es otra cosa que una leyenda que forjaron los poetas populares, los viajeros románticos, la ceca donde se acuñan los tópicos turísticos.

Y Sevilla hace leyenda de sus personajes.

Los cocheros de caballos son continuos creadores de leyendas.

Sería precioso recoger en un libro todas las leyendas que le inventaron a Sevilla sus cocheros de punto. De punto y seguido en la acuñación de leyendas.

La otra tarde saqué a pasar a mi gato por el Parque (porque uno es tan legendario que pasea al gato, no al perro) y venía un coche de caballos con turistas a bordo por la Rosaleda de Doña Sol.

Uno de estos cocheros que informan que Pilatos se construyó la casa de su nombre para venir a Sevilla a pasar la Semana Santa y que advierten que Bécquer está en su monumento con las tres novias que tenía, el muy satirón, le iba diciendo a los turistas, señalando su explicación de pedagogía legendaria con el puntero del látigo sobre la pizarra del sol de la tarde:

- Y esta es la rosaleda de Doña Sol y Doña Elvira, que eran las hijas del Cid Campeador...

Hasta mi gato le dijo un ole a la gracia creadora de leyenda.

Así es, en efecto. La Rosaleda de Doña Sol se hizo exactamente en honor de la hija del Cid.

Eso que dice Francisco Collantes de Terán que la dedicó Sevilla en recuerdo de Doña Sol Stuart Fitz-James y Falcó, Duquesa de Santoña, aquella inolvidable amazona de las Ferias de los años 50 y 60 del siglo XX, es un infundio de los historiadores, que menos mal que los cocheros de punto ponen en su ídem. Lo que pasa es que la gente ha roto en llamarla Rosaleda de Doña Sol, pero se trata en realidad de la glorieta de Doña Sol y Doña Elvira.

Ocurre que la ciudad corrige el testamento del Campeador. El Cid mejoró a su hija Doña Elvira, y le dejó la plaza de su nombre, un pedazo de plaza.

A la pobre de Doña Sol, en cambio, sólo le dejó unas rosas en el Parque, pudiéndole haber dejado los cortijos de la media Andalucía que le mangó a Almotamid, aprovechando que estaba enchochadito con Romaiquiya, nada más que escribiéndole versos.

Por eso está muy bien que los cocheros corrijan el testamento del Cid, y dediquen la rosaleda a las dos niñas, por aquello de la paridad y la igualdad que tan de moda están.

Oyendo al cochero me di cuenta de la verdad.

Un mojón para don Ramón Menéndez Pidal.

Doña Sol y Doña Elvira Díaz de Vivar es que no pueden estar más relacionadas con Sevilla.

De afrenta de Corpes, nada: gloria de Sevilla.

Especialmente Doña Sol, que le gustaba mucho ir al Parque cuando la Feria estaba en el Prado y su padre paseaba por allí con el caballo de bronce de Miss Huttington.

Doña Sol iba a la Feria a la grupa con su padre, y paraban en la caseta del 77, porque El Cid se tiraba con la gracia del marqués de las Cabriolas.

Y Doña Sol le decía:

- Papá, párate un momento aquí en el Caballo del Cid, que me voy a bajar de la grupa y voy a dar una vueltecita a ver mis rosas en el parque.

Allí la esperaba Doña Elvira, que venía de su casa de la plaza del mismo nombre, vestida de flamenca con un traje de las Pardales.

Los turistas se hartaban de echarles fotos a las dos, tan guapas.

Como ahora retratan la belleza de sus rosas en las mágicas leyendas de Sevilla.

Gastronomía


Puchero sevillano


Ingredientes:

- 1/2 kilo de carne de ternera

- 2 muslos de pollo

- 2 huesos de jamón que no estén añejos

- 1 trocito de tocino salado

- 1 ó 2 zanahorias

- 1 puerro

- 1 apio chico o 2 pencas de un apio grande

- 1 cebolla

- 1 pizca de sal

Se le puede añadir 1 papa y/o garbanzos


Preparación:

Se pone todo eso en abundante agua a hervir y una vez que hierve se pone a fuego lento unas dos horas en caso de que no sea olla expres.

Al final de la cocción se aparte una cacerola con todo ese caldo y se le añade el arroz o los fideos finos o cabello de ángel en función de las 4 personas.

Se puede servir con hierbabuena.

Se puede servir además con trocitos de pan a cuadraditos sin tostar, y cada uno en su taza o plato le puede añadir un huevo cocido picadito (o crudo removiéndolo bien con la cuchara) y tambien trocitos de jamón serrano picaditos.

La carne, el tocino osea, la pringá, se guarda para segundo plato o bien se reserva para el desayuno del día siguiente refregando en pan tostadito el tocino y se deshilacha la carne.



Poleás


Ingredientes:

- 1 Pan

- Harina

- 1 cucharadita de matalauva

- Canela en rama

- Leche o agua (con leche sale más rica)

- Aceite de oliva

- Azúcar

Preparación:


Se parte el pan a cuadraditos y se fríe.

En el aceite se echa la matalauva y un poco de leche para que no se queme o bien se echa toda la leche, (la cantidad varia en función de la harina y de la cantidad que se quiera hacer).

Añadir la canela en rama sin dejar de remover todo para que la harina no se haga grumos y todo quede una masa compacta.

Cuando se ve que ya está la masa compacta se añade el azúcar y los coscorrones de pan y se sirve caliente.